COMPARTIR
Oaxacan Sunshine

Texto y fotos: René “RanaChilanga” Ortega / ranachilanga@outlook.com

Una de las cosas más difíciles que hay en el mundo de los autos modificados es, ir demasiado lejos cuando no se tiene un plan. Es muy sencillo ser muy radical, si no se tiene una idea de lo que queremos lograr con nuestro vehículo. Es por ello, que se corre el riesgo de no tener un coche con buena estética y ser el dueño únicamente de un catálogo de accesorios ambulante sin ninguna armonía. Afortunadamente el Oaxacan Sunshine es un caso muy distinto.

Oaxacan Sunshine




Por fortuna, existen aficionados con una visión muy clara de lo que esperan conseguir con su vehículo personalizado. Un claro ejemplo es Julio Santiago quien, a bordo de su Chevy, roba miradas por las calles de Oaxaca, donde radica. “Menos es más”, así define lo hecho en su auto.

Una vez que este Chevy estuvo en manos de Julio, de inmediato inició con las modificaciones. Hay que resaltar que este proyecto empezó de cero, ya que el auto estaba totalmente original.

Oaxacan Sunshine

En un principio él quería un vehículo con un estilo tuning, pero con el paso del tiempo se dio cuenta que eso no era lo que realmente buscaba. Dio un giro de 180 grados y decidió que el estilo fuera más “limpio, único y sobrio”, y este fue el resultado.

Las modificaciones hechas a la carrocería del Oaxacan Sunshine no incluyen nada de fibra de vidrio

El maestro Arturo Valle del taller “Experiencia Acústica”, en Oaxaca, fue el que hizo las sutiles y elegantes modificaciones en la carrocería, para ello utilizó sólo metal, nada de fibra de vidrio. Por ejemplo, él alargó el cofre para hacerlo tipo “bosser”.

Oaxacan Sunshine

También el maestro Valle fabricó las cantoneras frontales que siguen la línea de la defensa Airdesign, esa que enmarca la parrilla original de Opel y que está escoltada por unos faros Sonar con lupas, ojo ángel y xenón en la parte baja.

Los laterales se suavizaron, para ello se eliminaron todas las molduras y emblemas, y se aprovechó para añadir un juego de estribos Steinmetz y unos espejos Obus originales.

El trabajo que se realizaría en la parte posterior despertó varias dudas en Julio, no sabía muy bien lo que deseaba, así que después de darle vueltas al asunto, optó por dejar que el maestro Valle hiciera su labor. A partir de la defensa original, él creó una pieza artesanal de gran nivel, la cual remató con la adición de un lip.

Oaxacan Sunshine

Los limpiadores frontales y el trasero de Piaa y un alerón en fibra de carbono Neuspeed, accesorio poco común en este tipo de autos, son piezas de buen gusto instaladas en este Chevy, las cuales elevan más su nivel.

El siguiente paso en el Oaxacan Sunshine era aplicarle un buen trabajo de pintura y así hacerle justicia a todo el trabajo

Oaxacan Sunshine

Después de múltiples pruebas de color, cuatro meses de trabajo y 10 manos de pintura dieron con lo que Julio quería, un color dorado único para su Chevy. Dicho tono se vio redondeó con la instalación de unos rines progresivos estilo BBS de 15” con llantas Toyo.

El motor también recibió un poco de cariño, fue así que se le instaló un filtro de alto flujo Simota, tapa de puntería pulida, barra de torsión cromada, filtro para el anticongelante y una polea graduada JSORacing.

Las viejas bujías dejaron su lugar a unas NGK y la liberación de gases pasar ahora por un sistema de escape marca Woolrich. A la batería se le añadió una terminal digital, para lectura del voltaje del sistema de audio.

Oaxacan Sunshine

Y ya que mencionamos el audio, les diremos que está comandado por una unidad multimedia Kenwood KVT-514 con pantalla de 7”, que envía la señal a un set de medios serie Access de Focal y un bajo de 12” JBL de triple imán, ubicado en un cajón hecho a la medida.

Todo el sistema de audio está alimenta por un amplificador db Drive monoblock Clase D de 1900 Whatts.

Sobre el tablero, arriba de la guantera y en un terminado pintado al color de la carrocería y con un toque de pintura jade, se ubicó una segunda pantalla de 8” de LG.

Oaxacan Sunshine

Julio tiene mucho camino por recorrer para finalizar su proyecto y a futuro desea mejorar el sistema de frenos y añadir una suspensión neumática. Tal vez, reemplace el motor por uno de 16 válvulas de un Corsa.

Son modificaciones que a Julio no le quitan el sueño, no lleva prisa, ya que piensa conservar a su compañero de aventuras por mucho tiempo.

Por el momento Julio y este brillante Chevy viajan solos, no pertenece a ningún club, aunque hay que resaltar que lleva una buena convivencia con varios de ellos y espera que el movimiento Corsero repunte en su entidad.

Además, Julio está siempre presto a ayudar y aconsejar a los nuevos seguidores de esta tendencia en Oaxaca.

Fotogalería Oaxacan Sunshine, un Chevy que luce un trabajo muy “clean”:

Oaxacan Sunshine Oaxacan Sunshine Oaxacan Sunshine Oaxacan Sunshine Oaxacan Sunshine Oaxacan Sunshine Oaxacan Sunshine Oaxacan Sunshine

 

 

 

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta